Adulación vs. Apreciación   

Una pregunta que rara vez ronda por nuestra cabeza, y es que honestamente, estar claros en la vida es un principio elemental.

  • Pero qué tan claro crees estar en tu vida?
  • Proyectas lo que quieres o vives proyectando lo que aparentas ser?
  • Llevas tu vida en base a propósitos y metas?

El común denominador de personas a las que he tenido la oportunidad de plantearles esta pregunta,  por lo general no logran responderme, pues muchas veces ni saben lo que significa.

A mis casi 30 años mi respuesta para esta pregunta es “NO”

Estoy clara de lo que quiero en mi vida, y a decir verdad no son muchas cosas, pero las pocas que deseo son anheladas con una insistencia que no admite negativas.

  1. Mantenerme a diario cerca de Dios.
  2. Estar por y para mi familia.
  3. Salud.
  4. Estar en paz.
  5. Estabilidad emocional y financiera.
  6. Seguir disfrutando de la sabiduría que me ha regalado cada experiencia en la vida.

Seguramente muchos de ustedes concuerden con al menos 2. Pero he descubierto que hay un anhelo casi tan profundo, casi tan imperioso como el deseo de alimentarse y dormir, y ese anhelo se ve satisfecho muy rara vez.

“El deseo de Ser Grande”,  El deseo de ser importante”

A todo el mundo le agrada un elogio. William James dijo: “El principio más profundo del carácter humano es el anhelo de ser apreciado”. Véase que no habló del “deseo”, sino del anhelo de ser apreciado.

Esa sed humana infalible y persistente, la veo y la percibo a diario de muchas personas con las que converso, y los pocos son los individuos que satisfacen honestamente esta sed.

El deseo de sentirse importante es una de las principales diferencias que distinguen a los hombres de los animales.

Si usted me dice cómo satisface sus deseos de ser importante, le diré qué es usted. Eso es lo que determina su carácter. Es la cosa más significativa que hay en usted.

Alimentamos los cuerpos de nuestros hijos y amigos y empleados; pero muy raras veces alimentamos nuestra propia estima. Les damos carne y papas para que tengan energía; pero descuidamos darles amables palabras.

A la larga, la adulación hace más mal que bien. La adulación es falsa y, como el dinero falso, nos pone eventualmente en aprietos si queremos hacerla circular.

La diferencia entre la apreciación y la adulación es muy sencilla:

  • Una es sincera y la otra no
  • Una procede del corazón; la otra sale de la boca
  • Una es altruista; la otra egoísta.
  • Una despierta la admiración universal; la otra es universalmente condenada.

He escuchado infinidad de veces esta frase “No temas a los enemigos que te atacan. Teme a los amigos que te adulan”.

¡No! ¡No! ¡No! ¿No recomiendo la adulación! Lejos de ello. La adulación: elogio barato. Una vez leí una definición de la

adulación que vale la pena reproducir: “La apreciación honesta logró resultados allí donde la crítica y el ridículo habían fallado”.

Así que espero que esto los ayude a reflexionar qué es lo que quieren en sus vidas?, que buscan?, cuales son sus objetivos?

NI TODA LA FAMA DEL MUNDO, NI TODA LA ADULACIÓN DEL PLANETA, NI TODO EL DINERO QUE PUEDAS LOGRAR TE LLENARAN COMO SER HUMANO.

MI APRENDIZAJE:

EL QUE ALGUIEN TOQUE MI VIDA ES UN PRIVILEGIO, TOCAR LA VIDA DE ALGUIEN ES UN HONOR, PERO EL AYUDAR A QUE OTROS TOQUEN SUS PROPIAS VIDAS ES UN PLACER INDESCRIPTIBLE!

Comentarios

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

clear formSubmit